Las Siete Leyes del universales que Cambiarán Tu Vida

Una vez que comprendas, apliques y te alinees con estas leyes universales, experimentarás una transformación en todas las áreas de tu vida, más allá de lo que jamás te atreviste a imaginar. Lo inmutable y lo mutable de las siete leyes o principios universales: los tres primeros son leyes inmutables y eternas, lo que significa que son absolutas y nunca se pueden cambiar ni trascender. Siempre han existido y siempre existirán. Las otras cuatro leyes son leyes transitorias y mutables, lo que significa que se pueden trascender o al menos utilizar mejor para crear tu realidad ideal. Esto no significa que debas ignorar estas cuatro leyes o intentar desafiarlas; incluso si lo haces, seguirán gobernando tu existencia. Tu objetivo es dominar cada una de las siete leyes universales y solo entonces aprender a superar las mutables.

1. Ley del Mentalismo: La primera de las siete leyes universales nos dice que el universo es mental, que todo lo que vemos y experimentamos en nuestro mundo físico se origina en el reino mental invisible. Esta ley nos dice que hay una conciencia universal, una mente universal a partir de la cual se manifiestan todas las cosas. Todas las energías y la materia en todos los niveles son creadas y están subordinadas a la mente universal omnipresente. Tu realidad es una manifestación de tu espíritu. Este es el verdadero poder de la mente. Si entiendes que todo es mental, sabes que puedes tomar el control de tus pensamientos y emociones, y luego puedes cambiar tu mundo interior para cambiar tu mundo exterior.

2. Ley de Correspondencia: También conocida como ley de analogía, esta ley nos dice “arriba como abajo, abajo como arriba, dentro y fuera, fuera y dentro”, lo que significa que hay armonía, acuerdo y correspondencia entre los reinos físicos, mental y espiritual. No hay separación, ya que todo en el universo, incluyéndote a ti, se origina en la Fuente. El mismo patrón se expresa en todos los planos de existencia, desde el electrón más pequeño hasta la estrella más grande, y viceversa. Todo es uno. Esta ley te permite ver cada problema como un conjunto de manifestaciones. Cuando comprendes e influyes en estas manifestaciones, nada te parece imposible.

3. Ley de Vibración: La tercera de las siete leyes universales nos dice que nada descansa, todo se mueve, todo vibra. La ciencia ha confirmado que todo en el universo, incluyéndote a ti, es energía pura que vibra en diferentes frecuencias. El axioma “energía similar atrae energía” en el que se basa la ley de la atracción tiene su fundamento en esta ley. Todo lo que experimentamos con nuestros cinco sentidos físicos se transmite a través de la vibración. Esto también se aplica al reino mental. Tus pensamientos son vibraciones, todas tus emociones son vibraciones. Puedes aprender a controlar tus vibraciones mentales a voluntad. Este es el verdadero poder del pensamiento.

Leer también   ¿Cómo cerrar el cerebro espiritualmente?

4. Ley de Polaridad: La cuarta de las siete leyes universales nos dice que todo es doble, todo tiene polos, todo tiene dos extremos, igual y diferente tienen el mismo significado. Los polos opuestos tienen idéntica naturaleza pero diferente grado. Los extremos se encuentran. Todas las verdades son solo verdades a medias, todas las paradojas pueden reconciliarse. Esto significa que hay dos lados en todo, las cosas que parecen ser opuestas son en realidad dos extremos de la misma cosa. Por ejemplo, el calor y el frío pueden parecer opuestos a primera vista, pero en realidad son simplemente diferentes grados de lo mismo. Lo mismo ocurre con el amor y el odio, la paz y la guerra, lo positivo y lo negativo, el bien y el mal. Puedes transformar tus pensamientos de odio a amor, de miedo a coraje, elevando conscientemente tus vibraciones. Esto es lo que se dice en las antiguas enseñanzas herméticas, que se llama el arte de la polarización.

5. Ley del Ritmo: La quinta de las siete leyes universales nos dice que todo fluye por dentro y por fuera, todo tiene su duración, todo evoluciona y luego degenera. El vaivén del péndulo se manifiesta en todo, la medida de su oscilación a la derecha es similar a la medida de su oscilación a la izquierda. El ritmo es constante. Este principio se puede ver en el funcionamiento de las olas del océano, en el ascenso y la caída de los más grandes imperios, en los ciclos económicos, en el vaivén de tus pensamientos de ser positivo o negativo, y en tus éxitos y fracasos personales. De acuerdo con esta ley, cuando algo llega a un punto de finalización, el movimiento hacia atrás comienza casi imperceptiblemente hasta que todo el movimiento hacia adelante se invierte por completo. Luego, el movimiento hacia adelante comienza una y otra vez y el proceso se repite. Elevarte por encima de la ley del ritmo significa ser consciente del sutil comienzo del retroceso en cualquiera de tus esfuerzos y luchar para mantenerte positivo sin importar cómo te tire esta ley transitoria.

Leer también   ¿Qué significa la palabra crecimiento en la Biblia?

6. Ley de Causa y Efecto: La sexta de las siete leyes universales nos dice que toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa, todo sucede conforme a la ley. El azar es solo un nombre dado a la ley no reconocida. Hay muchos planos causales, pero nada escapa a la ley. Según esta ley, cada efecto que ves en tu mundo exterior o físico tiene una causa muy específica que se origina en tu mundo interior o mental. Actualmente, tus intenciones se crean instantáneamente. La ley de Causa y Efecto se aplica en los tres planos de existencia: el espiritual, el mental y el físico. La diferencia es que en el plano espiritual, Causa y Efecto son instantáneos, ya que parecen inseparables, mientras que en los otros planos, nuestro concepto de tiempo y espacio crea una desconexión. Saber que cuando te enfocas en tus metas elegidas con la intención de utilizar la visualización creativa, lo que quieres crear en el mundo físico se manifiesta automáticamente en el mundo espiritual. Con perseverancia, práctica y mientras continúas enfocando tus pensamientos, esto también viene a materializarse en el mundo físico.

7. Ley del Género: La última de las siete leyes universales nos dice que hay un género en todas las cosas, todo tiene sus principios masculinos y femeninos. El género se manifiesta en todos los niveles. Esto significa que en toda mujer están latentes todas las cualidades de un hombre, y en todo hombre las de una mujer. Cuando sepas esto, sabrás lo que significa estar completo. Si comprendes esta ley, podrás reconocer la acción de lo masculino y lo femenino en ti y en los demás, así como en todo lo que te rodea. Entonces puedes crear libremente, liberando el poder de generar de este principio.

Este articulo está extraído en gran parte de dos fuentes de sabiduría incomparable sobre las siete leyes universales. Primero, en el encabezado de 19120-3 del varón Eugene, que es uno de los libros más completos jamás escritos sobre el poder innato de la humanidad sobre la metafísica y el autocontrol. Y en segundo lugar, el trabajo seminal de 1908 sobre principios universales, a saber, el Kybalion, que es un estudio de la filosofía hermética del Antiguo Egipto y Grecia, basado en las enseñanzas místicas de Hermes Trismegistus y escrito por los llamados tres iniciados.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *